Páginas

lunes, 27 de enero de 2014

Codiciando los cielos I

Habían pasado años desde la última vez que ella había osado plantarse ante mí. Años desde que sus ojos se habían enfrentado a los míos y con una sonrisa traviesa había dejado escapar palabras al viento para que yo las recogiera.
Años habían pasado desde que sus rizos bailaban a mi alrededor haciéndome entrar en un éxtasis. Cielo lo llamaba yo, infierno fue el nombre que ella le cedió a nuestros encuentros.

Años habían pasado desde que sus labios, pequeños y jugosos se acercaban a los míos y me consumían en un beso infinito. Un beso que en noches en que las que la luna me traía de vuelta su cara extrañaba. Aquella cara de niña, envuelta en rizos cobrizos que caían por su espalda y reposaban sobre sus caderas. Esas caderas que bailaban con el viento.
Años habían pasado desde entonces. Pero ella volvía a estar frente a mí una vez más.
  -Creo haber recordado que tus últimas palabras fueron escritas en una nota que acababa con un <<Hasta nunca>> -intenté contener el veneno y para ello mis dientes mordieron mi lengua hasta que ésta comenzó a sangrar.
  -Te dije que lo nuestro no podía ser eterno -ella se apartó el flequillo de los ojos verdes esmeralda y me miró sin su típica sonrisa. Aquella sonrisa que había creído mía.
  -Creí que después de todo lo compartido, me merecía algo más que dos putas palabras que nos separaran -la miré con el odio que había acumulado en los últimos ciento veintitrés años. Un odio que había guardado en algún recoveco de mi cabeza. Odio que solía aparecer cuando empezaba a extrañarla demasiado-. ¡Perdona por querer creer que a pesar de tus advertencias, tú serías incapaz de alejarte de mí como yo era incapaz de alejarme de mí! ¡Perdona por haber sido ingenuo!
  -¡Vamos Azael los dos sabíamos que en algún momento éso llegaría a su fin -su sonrisa endemoniada pero a la vez idílica se amplió al mirarme-. Fuiste demasiado ingenuo, creyendo que ellos te dejarían estar con una humilde humana como yo -comenzó a dar pequeños pasos a mi alrededor mientras mi mirada la seguía impaciente.
  -Deja las mentiras a un lado, los dos sabemos que no eres ninguna humilde humana. Los dos sabemos que nadie te puso aprueba allí arriba -mis ojos se fueron hacia las nubes y algo en mi interior se contrajo con cierto rencor-. Los dos sabemos que los de abajo han hecho bien su trabajo Lilith.
  -No te confundas Azael -sus ojos se enfrentaron a los míos y durante un segundo vi en ellos aquella pasión abrasadora a la que yo caí. Aquella pasión que me hizo arrodillarme ante ella pidiendo clemencia por un beso. Aquella pasión que provocó mi caída. Aquella pasión que me encadenó eternamente y firmó mi sentencia final-, yo no hice nada... -su sonrisa volvió a ampliarse, esta vez un poco melancólica-. Todo el mundo ha sabido siempre lo mujeriego que eres. Ellas fueron tu debilidad y tú la suya. Pero nadie consiguió arrastrarte ¿Verdad? -un paso acortó la distancia entre nosotros y su respiración rozó la mía provocando que nuestros cuerpos se tensaran-.Yo nunca te obligué a elegirme, lo hiciste tú solito y tus encantos no sirvieron conmigo -su brazo se alargó y uno de sus blancos dedos acarició mi mejilla. Durante un segundo el tiempo se perdió-. Tú fuiste la causa de tu sentencia.
  -Te lo di todo -mantuve mi mirada firme mientras sus ojos me consumían y entraba en huracán cuyas sensaciones me asustaban-. Rechacé todo, me arriesgué con tal de tenerte y te fuiste.

Sus ojos se cerraron mientras un suspiro se escapaba de sus labios y se unía al vaho del aire. Cuando volvió a abrir los ojos, éstos no me miraban a mí.
  -Jamás te pedí nada.
  -Quise dártelo.
  -Y así te fue Azael -sus ojos volvieron a mirarme esta vez vidriosos. Vidriosos como en aquellas discusiones donde ella intentaba hacerme entender que nosotros jamás podríamos estar juntos. Cuando me explicaba que lo nuestro no estaba en las estrellas, cuando gritaba una y otra vez que aquellos encuentros eran su condena perpetua. Por entonces creí que se refería al infierno. Creí que sus temores venían dados por aquellos pecados que si bien no eran imperdonables para ella sí lo eran para mí. No me importó. Me arriesgué a amarla y creo que en algún momento ella me amó a mí-. El amor no está hecho para nosotros Azael, ni para ti ni para mí. No somos humanos y nuestros sentimientos no pueden hacerse físicos -se acercó a mí y su rostro se frunció en lo que parecía ser una mueca de dolor-. Yo me fui de allí por mi pie propio, aceptando que aún así mi vida no consistiría en amar a alguien para toda la vida negó con la cabeza-. Queremos creer que la eternidad está hecha para nosotros. Pero la verdad es que no -su frente fría se pegó a la mía y nuestras narices se tocaron durante dos segundos fugaces. El tiempo suficiente para el odio acumulado se escapara y mis impulsos me pusieran evidencia.


Me permití el lujo de no ser un ángel para arriesgar y amarte.

Delirios de una mente perturbada.

22 comentarios:

  1. Sin duda te manejas igual de bien en la fantasia como en la realidad.
    Un texto precioso de un amor imposibles que rompió un corazón y degarró un alma inmortal.
    Eres una artista, no pares nunca preciosa =D
    Un beso muy fuerte
    Lena

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Fue un texto para un concurso que nunca se llevó a cabo, creo, porque nunca recibí respuestas así que era momento de darle camino a la luz.
      Me alegra que te haya gustado :D
      Mil besos.

      Eliminar
  2. Un gigante: WHAAAAAAAT?
    Me encantan los ángeles. Leo de ellos, escribo de ellos y... Que me encantan.
    Que entrada más auténtica \(*o*)/
    sobra decir que... que monada de Azael <3
    ¿Esa es la misma Lilith de la que habla la biblia? ¿La supuesta primera esposa de Adán?

    P.D: verás que me emociono... Jajajaja leo mucho para escribir mejor, no te asustes

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí es la primera mujer de Adán al menos eso tengo entendido y se marchó del edén por coraje.
      A mí también es un tema que me encante, aunque no suelo trabajarlo mucho pero me alegra muchísimo que te haya gustado *-*
      ¡Un besazo enorme preciosa!

      Eliminar
  3. Me ha gustado mucho el texto, es una bonita historia :D

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra tenerte por aquí también *-* Y sobretodo disfruto que te haya gustado este relato.
      Mil besos.

      Eliminar
  4. La historia está bien, y al menos se nota que tiene potencial narrativamente hablando. Sigue así.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que me encanta y si pudiera me gustaría vivir de ésto.
      Mil besos.

      Eliminar
  5. Me has dejado sin palabras con esta historia.
    He de decir que ¡me ha encantado!
    Sigue escribiendo :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y a mí me ha encantado que te haya encantado, la verdad es que disfruto mucho escribiendo, pero nada como que disfruten lo que hago.
      Mil besos.

      Eliminar
  6. Hay amores terrenales casi tan imposibles como el que describes aquí de forma tan bella, sin embargo suele ser el ser divino quien se niega a establecer una relación de inferioridad, me gusta el rumbo que tomaste. Precioso! Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que sí, hay amores que sin ser fantásticos se parecen mucho a esta historia entre dos almas sin rumbo aparente que se encuentran en sí misma.
      Mil besos, siempre es un placer verte por aquí.

      Eliminar
  7. Amores imposibles, los mejores los más apasionados.
    Sin duda alguna, es un buen texto.
    Saludos♥

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra que lo hayas disfrutado.
      En cuanto a lo que dices, totalmente cierto, los amores imposibles sn los mejores porque son muy fogosos en su brevedad.
      Besos.

      Eliminar
  8. Los sueños de lo que mas se alimentan es de amores imposibles no?
    Me ha gustado tu blog.
    Te dejo el mio y si te gusta nos seguimos.
    Un saludo.
    elblogdemaku.blogspot.com

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Básicamente, vivimos en un mundo donde la esperanza muchas veces se alimenta de imposibles.
      Te sigo desde ahora, en cuanto entre en tu blog.
      Besos.

      Eliminar
  9. Wow, que intenso que delicia de texto
    Será una novela?
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues la verdad es que no lo sé, porque cuando hice el relato iba a ser un simple relato, pero sí es verdad que se me han ocurrido un par de ideas y que puede que lo alargue un poco :D
      Un placer que lo hayas disfrutado.
      Besos.

      Eliminar
  10. Tú y yo tenemos un problema... cada vez que leo una entrada tuya, me enamoro y me quedo sin palabras!!!
    Qué solución le das? ;P jajaja

    Un beso! ;)
    http://myworldlai.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Eso no es un problema!
      jajajaja no enserio adoro tus comentarios porque siempre me hacen muy feliz.
      Me alegra que lo hayas disfrutado muchísimo.
      Mil besos.

      Eliminar
  11. Jo, que bonito, me ha encantado *-* Con lo que me gustan a mí los relatos de fantasía :)

    Besiños :*

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues es la primera vez que escribo sobre ángeles de demonios y creía que me había quedado un tanto raro u.u
      Pero me alegro de que te haya gustado ^^
      Besitos.

      Eliminar

Vuestros comentarios son una motivación más para que este mundo que tanto me gusta no termine nunca ni se escape de mis manos.
Miles de gracias soñadores ♥